seguir por correo el blog

lunes, 16 de mayo de 2016

15 M: CUANDO EL FUTURO AÚN NO HA LLEGADO

Estos días nos acordamos de la gran revolución humana que tuvo lugar en el año 2011 en España, cuando el mundo entero se volvió hacia la Puerta del Sol para ver aparecer esplendorosamente el impulso evolutivo más auténtico y noble de los últimos decenios en nuestro país.

Probablemente lo que se vivió en nuestro país asombró con razón a todos los países, modernos o no, porque lo que allí se sentía iba más allá de la crisis y del hartazgo político. Era realmente un tirón evolucionario hacia una nueva sociedad, hacia un nuevo modo de concebir la ciudad y una nueva actitud para cambiar el mundo, que se manifestó y puso en práctica ese mes, para demostrarnos a todos que es posible vivir y constituir de otra manera la comunidad humana.

Cuando la inteligencia y la motivación creativa toman el mando y conducen a grupos de gente que sueña en vida y muestra que se pueden hacer innovaciones en la vida social, cuando se recogen, para la memoria invisible de todos, miles de propuestas de ciudadanos que desearon contribuir, estar presentes, unirse al 15 M como el que se sube al carro del futuro, eso es más importante que el paso insustancial de los años. Porque los años pasan, pero eso no es importante.

Tendemos siempre a considerar con estupidez que los tiempos que vivimos en el presente son culminaciones de lo ocurrido en el pasado. Así, muchos analistas políticos hablan de "lo que queda del 15-M" o intentan rastrear en los partidos políticos que surgieron de aquel momento histórico cuál de ellos tiene el genuino ADN del 15-M. Para nuestra sorpresa y desilusión, ninguno encaja, y desde luego, el 15-M no ha llegado. Sin embargo, como decía el poeta Miguel Hernández, aún es siempre todavía. NO es que hayamos dejado atrás el 15-M.  ES que no hemos llegado hasta donde está. ES que no estamos a su altura histórica todavía. España no ha cuajado un proyecto ciudadano y político capaz de corresponder a esa revolución mental que supuso el 15-M.

Así, en el momento actual, verdaderamente deleznable, de nuestro panorama político, todo lo que hay es rémoras obsoletas e impostores ambiciosos. NInguno de los verdaderos impulsos políticos del 15-M está en la política real. O casi ninguno, si exceptuamos personalidades de la talla de Manuela Carmena -y no su equipo municipal, claro-. Desgraciadamente nuestra clase política tiende a abaratarse hasta la chabacanería, hasta lo estúpido, o hacia el oportunismo. Si nace un político entre las nuevas generaciones, con cierta capacidad de estadista, es decir, de poner los principios por encima de todo, el entorno en el que está poco a poco lo va convirtiendo en un simple vendedor de humo al que el poder le hace mudo y tonto. Hay ejemplos evidentes en todas las comunidades autónomas: políticos que tengan verdadero interés por la política, y no por pisar el poder, y detentarlo contra otros, hay pocos.

EXiste el vacío político y el abismo en la vida de un país. No somos el éxito del pasado, ni siquiera su resto inapreciable. Ahora mismo todo lo que hay es vomitivo, y es necesario reconocerlo así. Conformarse con equipos de políticos que solamente piensan en arrebatarse el cetro de mando, y que apañan sus alianzas para situar mejor su avaricia de siempre, y considerar que eso tiene algo que ver con el 15-M, es renunciar a la inteligencia, la nobleza, la altura de miras que demostramos entonces. Hay que resignarse mucho para reconocer en estos pulpos los animales de compañía que dibujamos en el 15-M. Y no hay por qué hacerlo. El vacío, el desengaño, la desilusión, deben proclamarse hoy de nuevo. LO otro es hacer el favor a estos nuevos vendedores de crecepelo que pululan con slóganes para niños.

No siempre el futuro está delante de nosotros. Muchos, creo que muchísimos, seguimos esperando que salte a la palestra nacional una agrupación política verdaderamente revolucionaria, con pureza de intenciones e inteligencia. No unos listos que son en el fondo como los tontos de toda la vida que han gobernado. Que nadie suplante el espíritu del 15-M porque no ha muerto, sino que aún está en el proceso de nacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico