seguir por correo el blog

viernes, 23 de septiembre de 2016

Juego de Opuestos

La estructura crucial de nuestra existencia parece encadenada a un constante ir y venir entre dos elementos opuestos: vida y muerte, placer  y dolor, calor y frío, posesion y deseo, salud y enfermedad. En un nivel  básico  de existencia, verse atenazado  por el irremediable vaivén  de los opuestos significa anularse  en ellos  como en el entrechocarse de las rocas. Nada  hay más vacío que perseguir sin fin el polo positivo de estos pares,  y el sabor a nihilismo recubre todas las luchas humanas por nuestros deseos y anhelos.
Hay sin embargo  un nivel de existencia libre donde es  posible  trascender los opuestos. Las filosofías  y sabidurias de los pueblos antiguos concibieron ya el armónico juego de los opuestos  como modo de  subir de la caverna esclava de la irrealidad y llegar  a la libertad vital que nos hace felices.  Los fragmentos  de Heraclito  y las ruedas del yingyang  nos demuestran cómo podemos  vincular dos polos de experiencia fundiendolos para que  se potencien. La mecánica de muchas  artes y saberes se basa en aunar opuestos a modo de palancas para
acelerar y desencadenar el fluir  libre de la energia raiz de la vida mas sencilla
.
El yoga, la filosofía  socråtica, los estudios sobre creatividad, el pensamiento estoico o el hegeliano, casi todas  las aportaciones al progreso humano han venido a descubrir la llave del juego de polos opuestos para liberarnos de ellos y avanzar libremente. El ascetismo de todas las misticas, y hasta  el rigor de ciertas guerras y violencias, tienen como sentido último la trascendencia  de una vida esclavizada por su propio pulso y perdida en sus efectos sobre nuestro corazón y nuestro cuerpo.
Hay todavia más detrás de la superacion del polo al que tendemos. Cuando conseguimos no ya jugar con los opuestos polares, sino liberarnos de su nivel de acción vital, ascendiendo sobre ellos, llegamos a un nivel superior de disfrute y experiencia humana.
Asi lo ilustran las pirámides  y triángulos  y los símbolos de ascenso que encontramos en muchas culturas refinadas. Es posible hallar bajo un polo no ya su opuesto enriquecedor, sino el absoluto no polar, aquella dimension donde cuanto nos impulsa está completamente desarrollado y  consumado sin fin.
No es ya el mismo juego de opuestos que genera  la belleza y armonía  del universo, sino algo mejor. Es un desvío  más  allá  de  la tensión  hacia  el ascenso. Un  nivel mas completo de realidad donde están consumadas las aspiraciones e ideales, pero no las creadas por nuestros corazones sino las halladas y compartidas por nuestro espíritu. El lugar donde mas allá  de inspirar y expirar podemos vivir del aire que retenemos, de la detencion oxigenada que es el verdadero pulmon del universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico