seguir por correo el blog

domingo, 20 de octubre de 2013

OBRA DE ARTE TOTAL EN EL BARRIO DE USERA

 

El grupo LRM Performance lleva ya muchos años trabajando en su espectáculo que combina artes plásticas, música original, baile y efectos escénicos  (su web es  wwww.LRM-info.com ). Si no habéis tenido la suerte de asistir nunca, os recomiendo esta experiencia, única prácticamente en Madrid hoy en día.

ES completamente increíble que en Madrid podamos acoger a estos artistas que llevan tiempo consolidando su obra, con un lenguaje muy cuidado y refinado, que podéis empezar a conocer en su web citada wwww.LRM-info.com. Una vez entréis en su universo, veréis la cantidad de cosas bonitas que tienen para vosotros, en un conjunto total de realizaciones artísticas que una vez que frecuentéis no dejará de maravillaros.

 

LRM Performance /Locus

Este grupo está dirigido por los artistas David Aladro, compositor contemporáneo, y Berta Delgado, artista plástica. Con ellos colabora esta vez la bailarina taiwanesa Jun-Shiu Liao. Lo que hacen es una obra de arte completa y total: no es teatro, puesto que cada presentación es única, no es danza porque se interpreta música original y se producen efectos de luces, escenográficos,  pictóricos o escultóricos originales en la performance.  Recuperan este concepto para ofrecer una obra de arte  en vivo a los sentidos, un verdadero lujo. De ahí que sea algo único, una experiencia completa, desde el punto de vista artístico, que no tiene parangón ahora mismo.

 

Los artistas implicados en LRM son quienes accionan estos efectos en su espectáculo actual, que se titula Memory Root. Con su trabajo artístico individual han fundido una serie de escenas o de imágenes que se presentan al espectador casi como una memoria más antigua que la mirada: son sombras, colores, sonidos, de un mundo primordial, donde las figuras, que a veces son sombras misteriosas, se mueven y se ven casi más con la mente inconsciente que con la mente racional, pues iluminan –nunca mejor dicho, por el juego constante con la metáfora de las luces y farolillos que pasan de unos a otros, como en lejanísimos puertos de una ciudad marítima arcaica, o en escenas de cuento de un mundo inmemorial- nuestra experiencia y nos hacen soñar, o quizás, recordar aquello que olvidamos día a día. De este espectáculo sale uno más rico, relajado y cargado de energía artística.

El juego con los sonidos por parte de David es magistral. El propio músico se ocupa de que toda la presentación sea perfecta desde el punto de vista sinfónico. Ha creado, con el gran escenario en el que trabajan, un espacio de sonido cuadrafónico donde la música es a veces escenográfica, otras veces guía la historia, otras veces cumple el papel de traer al mundo de este espectáculo sonidos naturales, que están muy bien encajados en el conjunto.  La música del espectáculo es en muchos momentos una obra maestra por sí misma, como ocurre en todo el cuadro final, en el que vemos ante nosotros una especie de universo o de historia de la vida universal, evocado por la música. Lo curioso es que Berta Delgado hace exactamente lo mismo con el lenguaje de las luces, proyecciones y colores, que nos envuelven en un universo, pero sobre todo, sirven para hacernos disfrutar con sus armonías y cambios, muy logrados, y es una maravilla ver cómo trabaja la artista directamente sobre la materia técnica de la luminotecnia,  porque consigue unas impresiones estéticas maravillosas, como si viéramos literalmente cuadros en fusión, en creación. O esculturas, pues también estos creadores usan la tridimensionalidad para su representación de una manera nueva.

La obra, que como las performances, se hace conforme va avanzando, en progreso, tiene diversas partes  o secciones, y nos muestra en este espacio cuadrangular un movimiento de figuras, de gran tamaño que gracias a carras que van del fondo hacia adelante permiten situar los objetos o las telas y cicloramas en todas las alturas de la escena. Se juega con formas, trasparencias, relieves, volúmenes, también para este fin de agradar la mirada y hacerla revivir de las planas superficies en que ahora se mueve más, por la digitalización táctil en la que nos solemos quedar.

Como digo, es todo un lujo poder  contar con el cuidado infinito que estos artistas consumados le dan a su creación en vivo y en directo, y la fusión que han conseguido con la bailarina Jun-Shiu Liao, que aporta también su bello lenguaje oriental al movimiento de los cuerpos en escena.  Me gustaría ver este espectáculo subvencionado y promocionado en algún gran ciclo de expresión cultural de esta ciudad para que pudiera ser disfrutado por muchos más espectadores. Espero que pronto sea así.Foto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico