seguir por correo el blog

miércoles, 17 de febrero de 2010

la teoría de los espejos reflejantes

No nos hacemos una idea de hasta qué punto dependemos de la comunicación. Toda nuestra existencia está volcada hacia el exterior, a la comunicación y contacto con el entorno. Pero lo que menos se reconoce comúnmente es que ese contacto con la gente que nos rodea, con el mundo exterior, crea un profundo impacto en nuestro mundo interior, que se forma a imagen y semejanza del externo.

Son muchísimas las teorías que demuestran que aquello que nos hacen los demás nos marca profundamente. La influencia del entorno construye nuestra autoestima, la imagen de nosotros mismos que tenemos, y por la que medimos nuestra capacidad para hacer cosas, para triunfar o para realizar. images

Más curioso y desconocido es el gigantesco poder de construcción de nuestra propia imagen que podemos manejar mediante el contacto con el mundo que nos rodea. Literalmente, cuanto hacemos, cuanto decimos, cuanto causamos a los demás, es un mensaje hacia nosotros mismos que nos autodefine, que nos dice quiénes somos. Y si nuestra conducta es mala, la imagen que estamos confirmando de nuestro yo profundo es mala. La consecuencia es clara, tarde o temprano recibiremos nuestro merecido, es decir, aquello que realmente creemos que somos en el mundo.

Esto explica que la gente que roba viva siempre en la miseria o termine por regresar a ella, que la gente egoísta viva en la ansiedad y en soledad, o al revés, que las personas que viven la vida como una fiesta terminen convirtiéndola en una fiesta. La capacidad  de los espejos reflejantes, del mundo exterior y del interior, de reverberar los rayos que reciben en forma de acciones o definiciones, es inmensa.

Por caminos que todavía nos son desconocidos,  aquello que la mente genera se hace efectivo y real. Aquello que llega a la mente como una idea, como una imagen, se produce en el mundo exterior. Es apabullante este fenómeno. Pero igualmente a la inversa, cuanto ocurre en el mundo exterior tiene un efecto inmenso en nuestro mundo interno, porque nos define profundamente ante nosotros mismos.

Si utilizamos estos dos efectos para apoyar uno en el otro, el resultado es ya espectacular. No solamente creer intensamente en algo, sino actuar de acuerdo con ello en el mundo que nos rodea, y obrar de manera que se genere la confianza total en ello, produce un efecto espectacular. Probadlo.Espejos%20Conjugados2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico