seguir por correo el blog

jueves, 25 de febrero de 2010

RECITAL DE COMEDIA EN EL TEATRO LA ABADÍA

comedia

Nos os perdáis El ARTE DE LA COMEDIA, de Eduardo de Filippo, en el TEATRO DE LA ABADÏA. ES la mejor obra del momento en Madrid.

La Abadía cumple en este 2010  35 años de buen hacer teatral, con una escuela de actores buenísima y una historia de producciones que no bajan del sobresaliente en casi todos los casos. José Luis Gómez, gran genio del teatro español actual, ha sabido hacer de la extraña Iglesia con jardines donde al principio había goteras y humedades por todas partes, un lugar con alma teatral único en Madrid. Uno va a La Abadía a reconciliarse con el buen teatro, a respirar, por fin, como en el Albéniz, puro aire teatral.0PUCA3L7I89CART8DU1CA5CSU1LCAZU2QDUCA7JFPNVCAITCCGRCAS1ZP22CAEQU335CA0GVM9CCALWCE8ECAZYY039CARY14I9CAB7B7NHCAZOEW80CAXHA724CAA3IM64CAS79EO8CA7V3784CAX7SPIPES tah raro esto, tan difícil conseguir que un lugar tenga alma teatral, y aquí miras hacia arriba, y aunque no cuelgue del techo del teatro ni una araña palaciega ni un fresco neoclásico, baja de arriba una densidad artística que inunda todo: son todos los aplusos, todas las grandes obras que aquí se han visto, que siguen resonando y caldeando La Abadía.

Esta obra es un auténtico recital de buen teatro. El texto, una finísima comedia italiana de Eduardo De Filippo, un poco homenaje a Seis Personajes…de Pirandello, juega con la ficción y lo real y divierte y troncha de risa al público con una sutileza y delicadeza únicas. El texto es largo y sinuoso, no deja aparecer su contenido sino después de mucha melodía verbal y mucha palabra, pero los actores, son tan espectaculares todos ellos, que el público se reconforta de oír dos horas de finas ironías, de acentos y énfasis, de entonaciones y miradas maravillosas, de una capacidad cómica inigualable.

Estamos en una Edad de Oro de la Interpretación en el teatro español. Y uno de sus emblemas es Pedro Casablanc. Formado él mismo en la Abadía, es un actor de una pieza, carne de escenario, que expresa con la postura y con la mirada, que se transforma y muta con cada papel de manera excepcional. Aquí encarna a un recién llegado Gobernador, y su composición del personaje le da una altura y riqueza especiales a toda la obra.

A su nivel de intecasablanc rpretación, sublime, está Enric Benavent, actor de oficio, con una mirada, una piel, una expresión realmente fastuosas, a quien gusta oír decir el texto de De Filippo aún cuando lo que se diga sea largo y lleno de vericuetos, como si oyéramos, en la voz de este actor, una sinfonía de palabras.

 

Igual de buenos son el cura, nuestro muy querido Joaquín Hinojosa, o el secretario del gobernador, José Luis Alcobendas. Como ellos, otro montón de actores de chupa pan y moja consiguen una finísima y delicada trama cómica que va in crescendo y en la que está cuidado el vestuario, la escenografía, el maquillaje, con tanto gusto que se arrancan los “¡bravos!” del público más de una vez en medio de la función.

 

No os la perdáis, por 15 euros recibes verdadero y buen teatro, a una altura como hace años que no veíamos. Una gozada, hasta el 21 de marzo solamente! Y enhorabuena a La Abadía por producir estas maravillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico