seguir por correo el blog

martes, 20 de septiembre de 2011

la enseñanza y los gorrinos

Dejar el poder en manos de auténticos animales de bellota tiene como consecuencia que éstos no cuidarán ni protegerán las margaritas de nuestro sistema social. Cuando Esperanza Aguirre arremete contra la educación pública haciendo declaraciones sobre que podría no existir, es exactamente igual a un cochino entre margaritas.image

Esta señora, que ha sido toda su vida simple y garrula aunque ambiciosa y codiciosa, no aprecia ni apreciará jamás ese tesoro llamado educación pública y universal del desarrollo del estado de bienestar.  Para ella es un estorbo y un gasto. Jamás se ha beneficiado de la instrucción pública. No sabe lo que es la transmisión de la experiencia, ni el cúmulo de tesoros que se esconden entre los conocimientos de los docentes de todos los niveles de enseñanza.  Pedirle que aprecie la red del sistema de enseñanza que se viene creando y sosteniendo desde hace siglos, es pedirle que alcance un nivel de reflexión al que no llegará jamás, porque es una señora muy cazurra, para la que solo el poder y el reparto de beneficios significa algo.

Cuando semejante cateta rige los gobiernos de la comunidad de madrid, con el beneplácito de miles de votantes, no podemos esperar sino desastre y desconcierto en el sistema educativo. En España la enseñanza parece estar gafada: cuando no la asedian ortodoxias, la amenazan guerras civiles y exilios, y no levantamos cabeza. Menos mal que siempre existe ese diamante que irradia su energía de manera multiplicada, y que puede hacer crecer el entendimiento de los alumnos con que le dejen media horita de charla. Este diamante puede ser un interino, un asociado, un viejo catedrático. Está, desde luego, alojado en la enseñanza pública.  No lo encontraréis en otra parte. pero ¿qué sabrá la gaznápira, la zafia de Esperanza Aguirre de diamantes de la sabiduría???

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico