seguir por correo el blog

jueves, 15 de abril de 2010

formas de valentía

Hay muchas maneras en las que uno puede ejercer la valentía tal y como exige el espíritu artístico. Una de ellas es a través del buen humor. Con el buen humor, riéndose de la estupidez propia y ajena, y quitándole importancia a los dramas y esclavitudes de la vanidad, consigue uno la libertad que crea. Esto lo saben muy bien los artistas, que cuando llevan años trabajando, desarrollan una especie de indolencia, de simpatía, de felicidad intrínseca, que muchos creen que es locura o tontería. Hay que pasar de todo, pero muy importante, sobre todo hay que pasar de uno mismo, de las `preocupaciones, vanidades e intereses minúsculos en los que se desmiga la intención creativa, sin darse uno ni cuenta. Por eso es importante ser un poquito pasota, y dejar de lado lo apremiante, para poder ser libre.

 

Otra manera de ser valiente para ser libre es persistir en los empeños con fe absoluta. Convenciendo a la propia mente inconsciente de su fuerza y su poder, y mediante la insistencia, se consigue ser osado y empecinado en lo que uno quiere ser, y finalmente, salirse con la suya. Se trata de la audacia. Ya decían los romanos, dentro de sus limitaciones, que la Fortuna ayuda a los audaces. Pues ésta es la razón.  De modo que la insistencia, la fe y la confianza nos llevan a desafiar todas las barreras.

 

Uno de los modos en que se rescata la valentía es estando atento. Cuando prestamos atención a la realidad, a toda la realidad que nos rodea, descubrimos en ella tramas a las que continuar en su capacidad creativa. Si tenemos la valentía mínima de no ceder ni renunciar a las pequeñas propuestas de la creatividad, nos haremos fuertes como robles en libertad creativa. Esta es la gran trampa del ser humano, que deja, pospone o sacrifica las nimiedades creativas por otras causas más gruesas o imponentes. No dejéis de oír la vocecita creativa, ni la despreciéis jamás, aunque hable de poner un color en una mesa, una frase en un blog o una patata en aceite caliente. El arte se ayuda todo a sí mismo, y contribuye a la creación total del universo, con un ejemplo constante y omnipresente que llega y llama a todos, pero de un modo siempre sutil.

 

Y aún otra manera de conseguir valor como es necesario para ser libre y poder recibir los mensajes de la cración es ponerse una venda en los ojos respecto a toda la seriedad que a uno de rodea, y sin dejarse vencer por el miedo o la inseguridad reinante, lanzarse a la hazaña más descabellada, a la aventura más cruda. Si gracias a la simple existencia, a la gracia y la misericordia de l propio cuerpo y de haber nacido sano, consigues salir adelante, te sentirás como un león de melena dorada, que dicen los sabios japoneses: fuerte y destellando como un sol de mediodía, y gigantesco y noble como el animal, serás el artista más atlético que necesites ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico