seguir por correo el blog

miércoles, 6 de abril de 2011

medir bien la vida

Una vida debe ser, una vez que ya está culminada, una cuestión muy medida.

Cada palabra y cada acción deben estar dedicadas y condensadas en una dirección muy concreta.

De esta manera, no hay nada gratuito ni ocioso. Todo tiene un sentido denso y recortado.

Y de esta manera también, no patina esa vida en el tiempo. Cada acto lo es de veras. El presente es absoluto.

Importan poco los avatares o las insolencias del estúpido, si cada palabra que uno ha dicho se ha medido con el corazón y es una plomada en la vida.

Importan poco las proclamas del adulador o los silencios del espacio, si uno ya ha lanzado, y con precisión, el trabajo en la dirección exacta, para el fin adecuado, y con el rumbo justo.

Tan sólo queda el inmenso, espectacular presente de la vida, donde todo es verdaderamente.image Y siempre es divertido comprobar las extrañas complexiones de quienes no tienen una obra por encargo, y buscan que los demás les definan o les otorguen el calibre del tiro.

Tan sólo queda el infinito campo donde libertad y amor se unen, y el pulmón, harto de inspiración, expira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico