seguir por correo el blog

domingo, 16 de septiembre de 2012

CARLOS URRUTIA, PROFESOR DE KUNDALINI YOGA, EN LA NUEVA ERA



Aunque Carlos Urrutia, maestro de Kundalini Yoga y profesor erudito en muchas técnicas de espiritualidad y otras formas de iniciación, se marcha estos días de España, creo que no le perdemos como profesor porque pasará a estar vinculado de maneras más acordes con la nueva era que se está fraguando, y de la que tanto sabe él.  Carlos se ve impelido a desarrollar su actividad en el otro lado del Atlántico, pero también, y muy en armonía con esta nueva vida que estamos viviendo, a empezar a difundir de manera más general, en hemisferios distintos y para muy distintas comunidades, sus conocimientos y práctica del Yoga. Tenía que ser forzosamente así, una persona con su valía no puede verse limitado a un área concreta. Probablemente tiene que recuperar raíces naturales y ampliar su base para lanzar su potente mensaje a muchos sitios desde allí. Creo que Carlos tiene una energía que debe despertar a mucha gente en distintos continentes, y no es posible limitarla ya a unas cuantas ciudades de por acá.
Ya pudimos describir la habilidad y maestría de este profesor en un post (Retrato de un profesor: Carlos Urutia ) anterior. Realmente ha sido maravilloso el tiempo en que los alumnos de distintos centros de Madrid, y de Canarias, entre otras ciudades, hemos podido disfrutar de las enseñanzas de Carlos. Por muchísimos motivos, desde la sabiduría directa, que va de lo físico a lo psicológico y que siempre asombra por su capacidad de adelantarse y de hacer avanzar a todos según su desarrollo en cada caso, hasta la que inspira o desarrolla de manera indirecta, por su genial humor, sensibilidad, honestidad, ha sido una gozada trabajar con Carlos estos años.  Este profesor es un maestro integral, y por ello seguramente está llamado a ejercer funciones ahora que se salen de lo que hasta ahora podía tener establecido.
 
Creo que efectivamente Carlos Urrutia tiene que empezar a ejercer su magisterio en muchas partes, donde se le necesita. Este profesor sabe que se configura un mundo ahora mismo donde hay que asumir la distancia y la búsqueda como algo constante en nuestras vidas, y también, en el que sin embargo estamos conectados a millones de metros de distancia, y bastan las señales imperceptibles, los avisos intuitivos, para saber quién está viniendo y con quién hemos de encontrarnos. Hoy tenemos la magia de la alineación, en la nueva era que llega, más en nuestras manos que nunca. Pero no todo el mundo lo sabe y la asistencia de maestros como Carlos es fundamental.
 
Hoy podemos compartir instantes únicos con una intensidad que vale por toda una década.  Podemos manejar las distancias espaciales de una manera mucho más elástica, si nuestra mente está preparada.  Y debemos aceptar que el espacio y el tiempo se relativizan en este nuevo mundo. Será más fácil si nos adaptamos a un mundo donde percibir a los demás, entrar en comunicación con ellos, es algo que se desencadena de modo rápido, con una vibración tan sólo, y que sin embargo alimenta todo nuestro tiempo. En la nueva vida que se adivina, todos tendremos que asumir cambios constantes, y adaptarnos para aprender constantemente. También debemos aceptar el silencio o la carestía, la dificultad  y la carencia, como modos de encontrar alternativas a las cosas tradicionales, y de encontrarnos a nosotros mismos, perdiendo los apegos y las vanidades que pudieran existir, y poniéndonos a trabajar duramente, pero con alegría, por hacer este mundo de nuevas.
Esta filosofía será seguramente parecida a la que tiene Carlos. Es una persona increíble, que ha conseguido el amor y el respeto de sus alumnos y sus compañeros de profesión, a raudales. Creo que lo que se le presenta ahora no es un simple cambio de residencia, sino una especie de ascensión, de paso a un nivel superior de actividad. El grado de sabiduría de este profesor no es común, y debe difundirse en las antípodas del globo, por sus distintos polos. En la era que ahora va a imperar, la infinita distancia es el contacto infinito, lo más vacío y hueco será lo que más llene. Creo que lo volveremos a ver muy pronto, porque una persona con ese poder de agitación está ya más en el Centro de todos los mundos que los demás, y recorre el universo en menos tiempo. Le basta un pasito. Un gran beso de todos y que pronto nos convoques nuevamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico