seguir por correo el blog

jueves, 10 de enero de 2013

DESESPERACIÓN REVOLUCIONARIA

 

Estamos viviendo una transición de eras que nos descoyunta a todos un poco. Puede apreciarse cómo un mundo viejo, humanamente desacreditado y perdido en sus valores y en su poder de control de la situación, no termina de soltar el mando, y un mundo nuevo, capaz, dotado y con todas las ideas e iniciativas en sus manos no acaba de poder relevar al antiguo régimen. La situación se vuelve desesperante, porque se oye hablar en la radio o escribir en los viejos medios a algunos reaccionarios frente al nuevo mundo, que pretenden sostenerlo como sea, negando la evidencia de que todo ha evolucionado y ya no son válidos los viejos standards que ellos aplican. Muchos periodistas, muchos comentaristas pegados a los viejos medios, muchos supuestos profesores o doxógrafos, se jactan de que las nuevas ideas son imposibles de realizar, resultan utópicas, y sobre todo, se ríen de la falta de poder de quienes ven claramente los nuevos valores en alza.

Es a veces repugnante ver que las opiniones reaccionarias son interesadas: se trata de toda la vieja élite informativa, política, opinativa, que quiere luchar contra las nuevas ideas. Las ideas regeneracionistas están en el ambiente del periodismo mediante la web, de la política mediante la democracia directa, de la enseñanza, de la cultura mediante los nuevos sistemas de difusión y gestión, de la defensa ciudadana mediante la acción directa y la implicación práctica, y los comentaristas y profesionales las rebajan porque ven que se les acaba el chollo. Y por si acaso los nuevos movimientos sociales pudieran optar al poder, se les rebaja desde un punto de vista elitista y a la vez servil. Un bochorno, para los medios, y para la clase política. Creo que lo más repugnante es la política profesional de izquierdas, incluso la sindical. se ve claramente su interés inmediato en adquirir o conservar un poder que acostumbran, es vergonzoso cómo pueden negar la necesidad de evolución que la sociedad clama por todas partes.

Tenemos a célebres rostros de cemento como la alcaldesa de Madrid, Rodrigo Rato, Durán y Lleida, que con toda la podredumbre y corrupción, que genera muertes, a cuestas, siguen aferrados bochornosamente al poder. Tenemos a políticos y a periodistas de quinta categoría que no quieren que avance la situación, para que no se puedan perder sus privilegios, y capaces de sacar ese mismo rostro de cemento apara mentir sobre quien haga falta, ningunear al que sea y sentarse tranquilamente sobre una pila de millones de parados y decenas de suicidados.

También entre supuestos ambientes evolucionados proliferan algunas tonterías, lo que da idea del maremágnum en el que vivimos. A veces entre los que proclaman la necesidad de nuevas formas de acción social hay quienes defienden su parcela de poder conquistado, quieren conquistar más, o disfrazan las mismas ansias reaccionarias de siempre bajo un lenguaje confuso y altamente estúpido, en el que aparecen palabros como   museo poroso, sociedad colaborativa o creación trasversal.  Estos palabros ocultan unas ansias de poder que son gemelas de las de los políticos o los periodistas reaccionarios.

Es llamativo cómo cuando aparece un ideal social, hay profesionales destinados claramente a ridiculizarlo mediante el lenguaje o la comunicación. Desgraciadamente, para que caiga el antiguo régimen, para que se dé una segunda transición, para que la nueva era se asiente y cobre forma en nuestra vida social, no podemos ya matar a un dictador o esperar a que fallezca. El relevo generacional es mucho más complicado hoy en día.  Hoy en día, las formas totalitarias están diseminadas en muchas personas de diferentes generaciones. Esperemos que el efecto de alud termine inclinando el fiel de la balanza hacia la evolución humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico