seguir por correo el blog

domingo, 13 de marzo de 2011

libertad y destino

La vida es un banquete en el que se te ofrecen los platos que más deliciosos te resultan. Tú decides si quieres comer esos platos o no.

Al principio debes probarlo todo, o al menos, lo que te parezca apetecible. Una vez que encuentres lo que te gusta, debes elegirlo y pedirlo. Y una vez que lo frecuentas, debes disfrutarlo al máximo.

Hay un momento en que tú eres el maestro de tus ceremonias. Tú sabes cómo sentir y a quién. Y escribes tu vida como si fuera un poema.

Para llegar a ese estado de perfección, donde todo cuanto acontece te celebra, debes primero estar atento a cuanto llega, porque a veces es muy sutil el sabor que más maravilloso es.

Por ejemplo: ¿has sentido alguna vez a una montaña?

Una vez que experimentas eso, te acercarás a su regazo como a una madre, y varias veces al año, buscarás su compañía, para postrarte como ellas a respirar el tiempo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico