seguir por correo el blog

domingo, 29 de noviembre de 2009

LA RESPUESTA



Una de las cosas que más me divierte últimamente es pensar y contemplar las maneras en que recibo respuestas de la vida.


Una vez que crecemos, empezamos a ofrecer mensajes, a plantear interrogantes, a confabular maneras en que difundir cosas importantes. Y cuando uno lleva tiempo entregado a estas tareas, termina por iniciarse en el arte de recibir respuestas.


Lo primero que descubrimos, en este arte, es el peso y la profundidad de las respuestas seguras. Pasa uno la vida buscando a autores y maestros que saben cómo responder y responden a nuestros enigmas. Adiestrados en este arte, empezamos a responder nosotros también. Siempre es un acontecimiento festivo y alegre recibir, en ocasiones excepcionales, una respuesta de este tipo. Creo que estas respuestas, que se refieren a la sabiduría perenne, a la luz de la vida, digamos, son las que marcan el ritmo de la existencia. Y llegan siempre, como sale el sol todos los días.


Con el tiempo aprendemos también a descifrar otro tipo de respuestas, las respuestas con truco o trampa. EStas son divertidas y picantes. Se trata de respuestas que hay que doblegar, para poder entenderlas. Muchas personas nunca llegan a tener disponible este curioso canal de comunicación. Las respuestas trucadas se dominan a base de trabajo emocional y mental. Tienen su encanto, y una vez que se manejan, aportan su musicalidad a la existencia. Aparte de que afectan enormemente al destino de las personas. No saber descifrar respuestas trucadas es la gran desgracia de la humanidad.


Las respuestas mágicas o asombrosas son de otra naturaleza. Uno siempre puede quedarse abismado ante respuestas inesperadas e inauditas, que para llegar a nosotros han seguido cauces impensables y sorprendentes. Son estas respuestas hermanas de las respuestas seguras, basadas en las verdades fundamentales, pero nos hacen maravillarnos ante el margen de actividad que pueden llegar a tener esas verdades. NO nos esperábamos que llegaran tan lejos, que organizaran la materia de esa manera. Son respuestas milagrosas, y la vida está trufada de ellas.


Consecuencia de las respuestas mágicas, que introducen y entronizan la magia en nuestra humilde experiencia, son las respuestas universales. Las respuestas universales solamente las reciben los artistas. Se trata de un tipo de armonía en dimensiones de existencia dispares, que vienen a confirmar las grandes certezas y la fe de dicho artista, pero se reciben por vías humildes, indirectas, por ejemplo, a través del juego con un color, en el manejo de las telas, o en la simpe jardinería, en un arreglo en el cabello, en un traje, en un poema, lo interesante es que cambian de plano nuestra búsqueda y nos demuestran que todo viene a coincidir, a constituír un coro de resonancias. Estas respuestas son grandiosas, y también aparecen por todos lados, como todos los sonidos que intentan contribuir a una orquestación universal. Lo que ocurre es que llegar a oír esa orquestación es privilegio de pocos.
Por supuesto que hay quien desprecia las respuestas universales, pensando que no son dignas, y que no podemos agradecer la existencia mediante un pantalón vaquero, ni comparar un poema con un color de pared. Yo modestamente he aprendido a traducir en estos lenguajes respuestas que aporta la luz de cada día, y para mí son igual de importantes unas que otras. Pero esto es lo propio de los artesanos, un tipo muy artístico de artistas.


Y después tenemos la vida afirmativa, toda ella. En determinados espacios de evolución humana y animal, uno puede estar constantemente recibiendo respuestas, confirmando de estas muchas maneras aquello en lo que trabaja, aquello que pide al mundo y que le manda para que sea aprovechado. Entonces se reciben respuestas sobre respuestas, ciento por una pregunta. En estos casos, el coro se eleva, y nuestra expresión es la sonrisa constante, el agradecimiento constante. Ante tanto menudeo de respuestas de todos los tipos, con tanta fuerza, piensa uno que la existencia es un camino fastuoso, increíble, maravilloso, y que. visto así, estudiado y trabajado de esta manera, tiene que llevar sin lugar a dudas a un paraíso inenarrable....
Para ser comunicador, adiéstrate en el arte de buscar, y de recibir respuestas.Sólo cuando recibes respuestas tienes la energía para emitir preguntas o para enviar mensajes. Pero una vez que aprendes a leer respuestas, accedes a fuentes de energía únicas, propias de la existencia individual....


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico