seguir por correo el blog

viernes, 13 de abril de 2012

círculación del alma

 

 

Algunos autores expertos en creatividad hablan del estado de máxima inspiración como de una sensación de “flujo” o “fluir”, en la que la persona experimenta tal armonía interior y exterior que pierde nociones de tiempo,  espacio, cuerpo, para fluir dejándose llevar por el azar e interactuando con él de una manera armoniosa, superando la situación de aislamiento en la que parece vivir el alma. Algunos maestros japoneses hablan del estado creativo “muga” como aquel en el que no hay diferencia entre el pensamiento y la acción, y la obra práctica y la imagen se funden en una unidad ágil y vibrante.

 

Sin duda que estos autores intuyen una profundísima verdad: en realidad, nuestra alma no necesita un estado concreto, sino, al igual que la sangre en el cuerpo, fluir y circular para liberar toda su energía. El alma es en realidad, como la etimología nos explica, un viento, un soplo –ánima y ánemos, alma-. Pero quizás menos autores hayan llegado hasta la verdad de que lo que en realidad necesitamos, como seres terrestres, en nuestro espíritu, es hacer correr el aire en nuestro interior, que fluya y se digiera todo aquello que entra para que pueda entrar más, vaciar para rellenar.

 

Muchas de las experiencias místicas son experiencias hidráulicas. La mente misma tiene muchos de los contrapesos y cámaras complementarias de un sistema que funciona cuando recircula su contenido.  Cuando nos sentimos opacos y obturados por el dolor, solo necesitamos aceptarlo: de este modo, sale en forma de lamentos, y deja un vacío que inmediatamente llena el bienestar y el consuelo, o la “gracia” que decía la grande Simone Weil. Cuando algo nos preocupa, se fija e`impide la circulación que se produce cuando pasa a una cámara distinta y deja sitio a algo nuevo. Igual que un pulmón, el alma tiene que recibir siempre el soplo fresco. Igual que el corazón, si no circula su contenido como en un río continuo, se envenena.

Ésta es la explicación de muchísimos fenómenos de la psicología humana, que parecen contradictorios en una lógica, pero son completamente ciertos en una hidráulica. ¿Cómo puede una persona adquirir mayor energía, cuando la emplea y gasta? En la hidráulica es algo lógico si el circuito es retroalimentado. Si el individuo es uno con su entorno, lo que aporte hacia afuera revertirá en su enriquecimiento. ¿Por qué algunas personas obtienen placer en el sufrimiento? es una forma muy baja de hidráulica energética, pero habla de ese fuelle interno en el que alimentamos de energía un sistema mediante su vaciado constante.

 

Todas las teorías antiguas del alma hablaban de la energía vital, “prana”, y la relacionaban con el soplo y el aliento. No es una casualidad. Todas las teorías modernas de ayuda hablan de una energética vital en la que la energía se recrea a partir de la alineación y vaciado de la individualidad y del ego para recaptar la corriente perdida. Cada vez hay más expertos en el arte de captar energía, leer la energía ajena, y sobre todo, en el secreto arte de generar hidráulicas de la energía interna que tienen la virtud asombrosa de acabar con el “stress”. Pero esto os lo revelo otro día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico