seguir por correo el blog

domingo, 13 de mayo de 2012

ir de listo hasta en el 15-M

 

 

Muchos de los que disfrutamos con la megamanifestación de ayer estamos bastante cabreados de que al final se produjeran desalojos y detenciones. El ambiente durante toda la tarde y noche fue maravilloso, recuperando la energía moral y la fuerza originaria del movimiento, con un comportameinto ejemplar, memorable, histórico. Creo que fue fantástica la demostración de la potencia del movimiento, que hizo completamente imposible el desalojo a las 10 de la noche, ni a las 12.

Considero que forzar, a las 4 de la mañana, un desalojo por  el epmeño en acampar en Sol ha sido una desviación total del espíritu de la manifestación del 12-M. Y es lo que está pasando con este movimiento: que cuatro personas se amparan en él para forzar la situación violenta, sea en una ocupación, sea en una acampada en minoría, sea forzando la entrada del metro, o instigando a un policía. Y estos que hacen estas cosas estropean el  expediente de miles de personas que no respaldan ningún tipo de estrategia para generar violencia a propósito.

En todas partes hay antisistema, gente especializada en destruir cualquier conato de resistencia pacífica y de acción simbólica, por la vida de la provocación y el saltarse los derechos ciudadanos. Y en 15-M hay unos cuantos. Estos juegan a “te he cogido desgraciado” y les encanta chantajear con la violencia que provocan. Son manipuladores y demagogos, y  tuercen completamente las intenciones del movimiento.

 

Este es un movimiento acéfalo, desinteresado y pacífico. Pertenece a una evolución humana hacia un sistema político basado en la implicación individual, en la no delgación de responsabilidades ni poderes, en el maestro interior y en la desaparición de la política profesional lucrativa. El 15-M es pacífico, cívico y no violento. Abandera las causas más perdidas, como los desaucios. No tiene interés en apropiarse de ningún bien o espacio, y no tiene interés en constituirse como representante de nadie. Eso es lo que muchos queremos y pensamos de nuestro movimiento.  Noches como la de ayer son ejemplares, hasta las 2 de la mañana. Después el 15 M sucumbió, como otras veces, a manos de cuatro listos. Como siempre.

 

Yo desde luego no pienso ir a pegarme de tortas con la policía porque me han dado una excusa, ni porque me gusta quedar siempre de bronca con el guardia.  Mi movimiento no tiene un interés especial en dar por saco en una plaza. Me importa un pito acampar o no, yo voy al 15-M a algo más profundo, más ético, más limpio. Cualquier acto de fuerza me repugna profundamente. Pues si no fuera así, ¿qué coño me diferencia del tirano de turno de hasta ayer mismo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico