seguir por correo el blog

domingo, 24 de junio de 2012

LA CUEVA DE LOS SUEÑOS OLVIDADOS, MARAVILLOSA PELÍCULA, NO OS LA PERDÁIS

 

 

SE PUEDE VER EN MADRID, EN LOS CINES IDEAL, EN 3d, la película de Werner Herzog “La cueva de los sueños olvidados”, documental realizado en la cueva de Chauvet. en Francia, una de las escenas únicas del arte prehistórico que conserva la humanidad.

Esta película rueda durante hora y media imágenes con relieve de los osos, leones,  caballos y ciervos maravillosos pintados por mano humana hace 35000 años, es decir, 350 siglos, en el interior profundo de una cueva natural. Un derrumbamiento hizo que la cueva permaneciera sellada, como un ámbar de las imágenes, hasta nuestros tiempos, de manera que, como se ve en el filme, hasta la ceniza que cayó de las antorchas está allí petrificada. Es como acceder a la vida prehistórica, a la vida de hace 30.000 años, con toda su viveza. Y así lo reflejan las pinturas.

Chauvet es uno de los lugares sagrados del espíritu humano, y Werner Herzog así lo refleja. Lo es porque las representaciones de animales allí plasmadas tienen tal armonía, emanan tal energía, que se han convertido en presencias también para nosotros. Herzog, como buen artista, ha conseguido algo único: conectar con el espíritu artístico de los pintores de Chauvet, algunos de ellos separados por cinco mil años de distancia en el tiempo prehistórico, y hablar por ellos con su cámara, que revela muchos secretos escondidos.

Por ejemplo, el director alemán es consciente de que un misterio esencial no puede desvelarse en el arte prehistórico: como la historia del niño y del lobo hallados en la parte más compleja de la cueva, que nadie sabe si llegaron juntos, si son del mismo período, o si el lobo cazó al niño, o si jugaban. O esos cráneos de oso colocados sobre altares de piedra, con 30.000 años, desde donde nos contemplan hombres que sabían que el animal media en nuestra conciencia del ser.

 

Es una maravilla ver que un cineasta, heredero del arte proyectivo, ha sabido unirse a esa misteriosa tradición de artistas que, tras milenios de generaciones, pueden formar parte del axis mundi y trabajar para su perpetuación. En Chauvet, las primeras señales son arañazos de osos, sobre las que, miles de años más tarde, algun artista dibujó un animal, y sobre éste, otros milenios más tarde, un nuevo creador rascó la pared para crear el contraste adecuado y dibujar allí, de trazos únicos, la suave silueta de los leones o de los osos cavernarios. La misma tradición hace de nuestro cine en 3D más artístico una continuación del espíritu que habla, en armonía con el ser del mundo, mediante las imágenes.

 

Sin embargo la película afirma, equivocadamente, que Chauvet es la cueva más antigua del arte prehistórico.

Recientemente en España se ha datado arte rupestre anterior a Chauvet: las cuevas de El Castillo y Tito Bustillo tienen diez mil años más que las de Chauvet. Y son bellas por igual, como veréis en estas imágenes. En ESpaña todavía no sabemos darle lustre a nuestros antepasados, como hacen franceses o alemanes. Pero admirar la maravilla de Tito Bustillo, cuyos caballos y fondos rojizos no tienen nada que envidiar a los del genio de Chauvet:

Lo cierto es que el arte rupestre desvela cada día más maravillas. Ahora se ha sabido que los Neandertales, esa evolución humana que siempre ha sido considerada inferior y condenada al desprecio por los descendientes de los Cromañones, es decir, por nosotros,  fueron autores de simbolismos y expresiones como éstas, o de estas mismas. Quizás su espíritu más sutil, menos guerrero, fue el que firmó los delicados osos y leones de Chauvet, o los bisontes durmientes del seno de Altamira. Los Neandertales asoman en la cueva del tiempo como una especie muy compleja, en la que el espíritu pudo dominar la vida, más allá del desarollo cronológico, durante miles de años.

Es difícil pensar en una tradición contínua que empieza cuarenta mil años atras,  aumenta cinco mil años más tarde, y se expresa hoy en una película. pero el espíritu que va más allá del mundo histórico no entiende de distancias temporales, y se expresa mediante el hombre, no con su dominio pleno, sino con su servicio. Solamente así podemos acercarnos a la emoción inefable de esos sueños que el hombre ve ante estas imágenes.

 

NOS OS LA PERDÁIS, NO DURARÁ MUCHO!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico