seguir por correo el blog

martes, 19 de junio de 2012

pesos pluma

 

Estos días estoy viviendo una curiosa experiencia en mi vida cotidiana. A raíz de conflictos increíbles a los que he tenido ocasión de asomarme, estoy teniendo la oportunidad de comprobar, como si tuviera una balanza, el peso específico de las personas. Y la verdad, es divertido. porque personas aparentemente sólidas y firmes en la vida de una, resulta que no pesan, no tienen gravedad, no cuentan, no puedes apoyarte en ellas.

En cambio, personas que aparentemente parecen menos sustanciales en tu vida, se manifiestan sólidas como robles, auténticos pesos pesados en su alma y en su capacidad de defender a un amigo, a un profesor, a alguien que te ha ayudado.

Esta teoría de los pesos específicos de las personas revolucionará tu visión del mundo. No tienes más que fijarte en hasta qué punto la gente da un paso adelante por ti. Y te darás cuenta de que son unos cuantos, insospechados, los que son de verdadera aleación valiosa, en su corazón. Es en las situaciones difíciles cuando te das cuenta de quién es quién. Quién es un egoísta, un cobarde o un traidor. Quién te vendería en una guerra civil. Quién desaparece por si acaso, o guarda un silencio muy significativo. Y quién se da hasta prisa por dejarte, como si su peso pluma le hiciera elevarse rápidamente a la frívola atmósfera.

Es muy interesante porque tu juicio más perspicaz no te daría una idea de cómo son las personas más certera. Ante el conflicto, las personas se miden y dan su peso: gente valiente y sólida, gente gaseosa, miedica. Y como suele ocurrir en los paisajes humanos, el número de los gaseosos es muy alto. No debería darse ni una moneda falsa de madera por ellos. Es gente casi transparente, sin esqueleto interior, ni eje diamantino.

En cambio, es delicioso recibir al amigo que se coloca al lado y da la cara por ti, capaz de hacer frente contigo a todo, con quien realmente has hablado en el fondo del alma, y que es capaz de responder a quien sea por ti. Esas personas de peso denso, son las que debes oír caminar a tu lado.nNo te olvides nunca de cómo resuenan los pasos de las personas que realmente gravitan en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respóndeme si quieres

HACER ALGO CON LAS MANOS Blog de creación y comunicación de Eva Aladro Vico